Anticoncepción



    Anticoncepción, la mejor opción para evitar embarazos no deseados

    La anticoncepción es un aspecto de gran relevancia a la hora de mantener relaciones sexuales. Para poder disfrutar de las mismas sin correr el riesgo de que se produzca un embarazo, es necesario que la pareja tome las precauciones necesarias. En la actualidad, la mayoría de los métodos anticonceptivos presentan una altísima eficacia, permitiendo a hombres y mujeres explorar su sexualidad en común con un alto grado de seguridad.

    Anticoncepción y sexualidad van a menudo de la mano. Desde la generalización de los sistemas de profilaxis sexual a mediados del siglo XX, el coito ha dejado de ser una práctica con fines reproductivos para dar paso a la exploración del placer en la pareja como única meta. Para ello es imprescindible contar con técnicas de prevención del embarazo de máxima garantía. El coito interrumpido, la temperatura basal o el método Ogino, si bien tiene un cierto nivel de éxito, son normalmente puestos en tela de juicio al no ofrecer una protección eficaz y fiable en muchos casos. 

    Tal y como los estudios y pruebas de laboratorio indican, las formas de anticoncepción que presentan los mejores resultados no son de origen natural. Desde los preservativos a las píldoras hormonales, pasando por el dispositivo intrauterino o los parches, las opciones son múltiples. Tanto el hombre como la mujer pueden emplear distintos métodos anticonceptivos para  evitar que se produzca un embarazo. Eso sí, hay que recordar que a pesar de que su porcentaje de efectividad sea muy elevado, la mayoría de ellos no protegen contra la contracción de enfermedades de transmisión sexual. 

    Anticoncepción: ¿qué método elegir?

    La anticoncepción plantea algunas dudas en la pareja sexual a la hora de decidirse por un sistema u otro. La elección dependerá de las necesidades concretas del hombre y de la mujer, así como de la frecuencia de las relaciones sexuales, los gustos personales u otras circunstancias secundarias (tales como alergias al material de los preservativos o reacciones adversas a las píldoras anticonceptivas, por ejemplo). En la anticoncepción masculina triunfa el preservativo en sus múltiples versiones. El abanico de métodos anticonceptivos para la mujer es muy amplio. 

    La píldora anticonceptiva oral combinada es, sin duda, el más utilizado. La minipíldora es una versión de la misma,  aunque con tan solo un tipo de hormonas. Además, en los últimos años han comenzado a comecializarse otras opciones como el anillo anticonceptivo o el parche hormonal. El dispositivo intrauterino (DIU) o las inyecciones hormonales mensuales son otras alternativas disponibles. En caso de que los anteriores fallen o no se hayan utilizado –dándose una relación sexual de riesgo- puede recurrirse a la anticoncepción de emergencia, que bloqueará inmediatamente la posibilidad de que se produzca el embarazo.
Do You SEO?
¿Quieres formarte como profesional SEO y tomar las riendas de tus proyectos o conseguir trabajo en un agencia?

Elige Tu Perfil y Descubre El Master SEO A Tu Medida